viernes, 6 de noviembre de 2015

PROBLEMAS URGENTES QUE LA CATEQUESIS DEBE RESOLVER.

     Queridos Catequistas los saludamos  deseando toda clase de bendiciones para ustedes y sus familias.
     Seguimos reflexionando  con la ayuda del Padre Merlos, en esta tarea tan importante dentro de la Iglesia como es la catequesis.
     El Padre Merlos analizando la situación de la catequesis en la actualidad nos dice: “Desde hace años se está buscando  una catequesis que responda mejor a las nuevas situaciones que vive la comunidad cristiana, una catequesis que no se conforme solo con enseñar doctrina. Esto la ha enfrentado con varios problemas que tiene que resolver cuanto antes, si quiere volver a ser lo que fue en los principios de la Iglesia, es decir, una verdadera oportunidad para guiar la vida de los creyentes hacia la madurez y compromiso”.
     También nuestra Diócesis  se ve inmersa en esta situación, tanto en lo que tiene que ver con la catequesis como en la formación de catequistas.
     “Uno de los problemas que la catequesis no ha logrado superar es su excesivo  apego a los esquemas tradicionales, inmóviles y fijos, poniéndola en conflicto con la sociedad que cambia rápidamente, que es dinámica, critica, creativa, abierta, dialogante y participativa. La vida se mueve, pero la catequesis parece que sigue igual.
      Ha sido difícil el cambio de mentalidad para implementar una catequesis que dé respuesta a la situación actual;  se han dado pequeños pasos que, definitivamente no dan alcance a la carrera  que se vive en la sociedad, tal como nos lo señala el Padre Merlos. Otros  autores nos dicen, que cuando logremos una conciencia de la necesidad de formarnos para dar razón de nuestra fe, ya la sociedad nos estará pidiendo algo más.
     “Un segundo problema es la crisis de las escuelas y centros de formación de catequistas”. Sin duda una catequesis renovada necesita de catequistas preparadas, que puedan dar una respuesta creativa a lo que la persona necesita en cada etapa de su vida. En nuestra diócesis se han dado algunos pasos al respecto pero estamos muy lejos de dar una respuesta a lo que los nuevos tiempos nos reclaman.
     Otro de los problemas y retos que tenemos es “la catequesis de la ciudad se presenta como una de las tareas más delicadas y difíciles, debido a las características de la ciudad moderna; caos, movilidad, anonimato, masificación, concentración de oportunidades, pluralismos, influencia de los medios de comunicación, desarraigo, ofertas religiosas de todo tipo. En una situación así la catequesis necesita ser muy dinámica ¿O será que está condenada a un puro recuerdo del pasado rural y en el peor de los casos a una verdadera desaparición.”
     Ojo catequistas,  esta última pregunta está sumamente cuestionante.  La catequesis de la ciudad es un verdadero reto, es aceptar que necesitamos abrirnos al Espíritu ante las nuevas situaciones. No podemos dar respuesta a los nuevos tiempos con un pensamiento melancólico de lo que era antes la catequesis; hoy más que nunca tenemos que dejar que el Espíritu de Dios nos lance con valentía hacia lo nuevo que se nos presenta, con una actitud de esperanza.
      Para ello es necesario poner nuestra mirada en lo esencial: “la catequesis necesita reconocer urgentemente que lo más importante en su tarea siempre son las personas. No son los métodos, ni los programas, ni los catecismos, ni la organización, ni siquiera el mensaje que se anuncia. Todo eso solo tiene valor porque están para servir a los hijos e hijas de Dios. Jesús llegó a decir: no es el hombre para el sábado (la ley) sino el sábado para el hombre.
     Desde luego no dice que no utilicemos todas estas herramientas, que siempre son  necesarias para el servicio que prestamos,  más bien nos hace caer en la cuenta que solo son eso, instrumentos que nos sirven para una tarea muy importante que es ayudar a las personas concretas, con una realidad especifica que necesita ser iluminada.
     En síntesis necesitamos una catequesis renovada para situaciones cambiantes y desafiantes, esto solo es posible poniéndonos a la escucha del Espíritu de Dios que hace nuevas todas las cosas y todas las personas cuando  somos capaces de dejarlo actuar en nuestra vida y desde ahí en la misión que se nos encomienda en la Iglesia que es la catequesis.
Equipo DIDIPAC

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

IVOOX AUDIOS PARA ESCUCHAR Y DESCARGAR