domingo, 11 de diciembre de 2016

EL CATEQUISTA TIENE AUTORIDAD, PERO NO ES UN AUTORITARIO.


1. La convivencia humana y la vida comunitaria se viven dentro de una tensión entre la ley que obliga a todos  y la libertad que todos tienen. La autoridad y la obediencia, la ley y la libertad, mandar y obedecer parece que son fuerzas que se oponen. En realidad, son dos formas de vivir y reconocer valores que necesitan las personas para encontrar su equilibrio.


2. Hay quien piensa que la autoridad es el centro de todo. Cuando la tiene la practica con dureza, haciendo a las demás víctimas de su autoritarismo. Hay también quien considera que la obediencia es la actitud más importante del creyente y la vive de tal forma que no se atreve a dar un paso sin consultar a la autoridad, descargando en ella su responsabilidad personal.

3. En la vida encontramos muchas personas arrogantes y prepotentes y muchas otras sumisas y obedientes. Unas que creen que nacieron sólo para mandar y otras que piensan que nacieron sólo para obedecer. Unas y otras no saben valorarse a sí mismas.

4. Ciertamente se necesita a alguien quien mande y alguien que obedezca. Hasta allí no hay problema. El problema comienza cuando uno se pregunta ¿Cómo mandar y cómo obedecer? Porque los grupos humanos, las comunidades, la Iglesia, la sociedad, saben perfectamente que, sin reglas, sin autoridad y obediencia. Muchas cosas no funcionarían; sería el desorden completo, la desorganización y el caos. Cada quien haría lo que le da la gana.

5. Es bueno que el catequista sepa qué clase de autoridad tiene y qué clase de obediencia debe vivir o esperar de los demás. Cuando uno ve a Jesús se da cuenta que su autoridad se basa en 4 cosas principales: la solidaridad con los hermanos, la integridad de su vida, el servicio a los demás y la obediencia a la voluntad del Padre. Los pilares son, por tanto, la cercanía con la gente, la verdad que lleva en su persona, la entrega a los demás y la obediencia al camino que el Padre le ha trazado para cumplir su misión. Eso significa que Jesús tiene autoridad, porque sabe obedecer; convence a la gente, porque su vida habla por Él y espera respuesta, porque El mismo sabe responderle a Dios y a las personas.

6. El catequista tendría que aprender de Jesús la misma clase de autoridad y de obediencia que Él vivió, sino quiere sentirse vacío y débil ante la comunidad. Si alguna autoridad y alguna fuerza tiene ante a gente será por las mismas razones que tuvo Jesús:

Sabe estar cerca de su pueblo, compartiendo luchas, dolores, gozos, fracasos, ilusiones. Se juega la vida con el pueblo, porque sabe que esa autoridad es vía segura para conseguir la autoridad.
Su persona es de una sola pieza, es transparente, es recta; no miente, ni manipula, ni engaña, ni presenta una cosa que no es. Es un amigo leal de la verdad.
Es capaz de entregar a la gente lo mejor de sus talentos, de su tiempo, de sus riquezas personales, sabiendo que esa entrega servicial es la prueba más grande del amor que hay en él.
Es consciente de que también él es hijo de obediencia, es decir, por encima de él está el Evangelio, el Reino de Dios, el Espíritu a quienes debe someterse si de veras desea servir a la gente.

7. La autoridad y la obediencia son experiencias que frecuentemente vive la misma persona: dentro de la familia, en la sociedad, en la Iglesia, en la catequesis y prácticamente en todas partes; mandamos y obedecemos, como autoridad y como súbditos, dirigimos y somos dirigidos. Las dos cosas se necesitan. El catequista no puede ser de aquellos que solo les gusta mandar, pero nunca obedecer. O peor todavía; de aquellos que son muy sumisos con los de arriba, pero son muy duros con sus iguales.
¡Atrévete a cambiar si eres sumiso con los de arriba, pero muy duro con tus iguales!
Catequista, despierta. No tengas miedo de asumir tu compromiso con autoridad y obediencia. El equipo Didipac desea a todos a vivir con intensidad el acontecimiento Guadalupano Modelo Evangelizador que está cerca. Quien mejor ejemplo de catequista y evangelizadora en América Latina que:  Santa María de Guadalupe Estrella de la Evangelización, ella guía nuestros pasos y nos da luces y fortalezas en nuestra misión. 
ATTE: Equipo DIDIPAC

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

IVOOX AUDIOS PARA ESCUCHAR Y DESCARGAR