martes, 28 de abril de 2015

ELEGIDOS PARA UNA MISIÓN

ELEGIDOS PARA UNA MISIÓN
“Servidor de Jesús, llamado para ser Apóstol y elegido para anunciar la Buena Nueva…” (Rom 1,1)
     Reciban con alegría un cordial saludo, del equipo DIDIPAC (Dimensión Diocesana para la Catequesis), que estos días de Pascua nos motiven a vivir con entusiasmo la vocación de ser misioneros del Reino en cada una de nuestras comunidades, para seguir respondiendo al llamado que Jesús Resucitado nos hace cada día, les invitamos a retomar para nuestra reflexión  unos pensamientos del Papa Francisco que nos motivarán, alentarán e iluminaran en nuestro trabajo pastoral. En esta ocasión se dirige a las catequistas pero su mensaje es aplicable para todo cristiano.
     "Aún después de experimentar la fatiga del corazón, no se ha renunciado a buscar, con los hermanos, el modo de ser iglesia hoy". Papa Francisco.
     Exhorta en esta homilía a las catequistas a buscar primeramente al Señor que es Maestro, con humildad, en escucha atenta para encontrar en El, la luz y la fuerza, que nos ayude a saber tomar el camino más adecuado y nos conduzca a ser instrumentos fieles en sus manos en este tiempo de cambio de época.
     Hay que abrir la mente y el corazón para que El los transforme  y podamos tener un cambio de mentalidad y de estructuras, para que llegue con mayor eficacia el mensaje de Jesús; siéntete y considérate involucrado en este mismo camino de ser discípulo misionero de Jesús, por el hecho mismo que eres bautizado, eres miembro de la Iglesia y por lo tanto también eres elegido, enviado para una misión. El Papa Francisco nos da unas pautas a seguir sumamente sencillas, lo complicado es la respuesta que tú le quieras dar al Señor, que ya dejes esa comodidad, dejes de estar instalado y de pensar que la tarea de la evangelización es para otros, que son los demás los que tienen esa responsabilidad, que es el sacerdote, la religiosa, el ministro, el catequista…. quien tiene que hacer el trabajo pastoral en la comunidad. 
     Estamos llamados a hacer un discernimiento comunitario que nos ayude a despojarnos de todo aquello que haga lento, viejo y pesado nuestro ser discípulos misioneros.
     Que podamos hacer nuestras las palabras del Apóstol San Pablo: “Porque anunciar el Evangelio no es para mí un motivo de gloria; es una obligación que tengo, ¡y pobre de mí si no anunciara el evangelio!...” 1 Cor. 9, 16 ss
Si hemos reflexionado y profundizado estas palabras de San Pablo, nos habremos dado cuenta que no tenemos otra opción, no es posible dejar a un lado esta elección para una misión; el llamado es para ti, la comunidad parroquial, la sociedad y el mundo esperan escuchar de tus labios el anuncio de una Buena Noticia: ¡Jesús Vive, está contigo y te ama!
     Cristo hoy te invita a ti, te elige a ti para colaborar y hacer presente la instauración del Reino aquí y ahora en nuestra Diócesis de Celaya, nos dice el Documento de Aparecida que hay que trabajar en la misión permanente;  y para ello  nuestra Diócesis se ha puesto en marcha, en su plan pastoral marca el camino y los pasos que es necesario dar para responder a lo que se nos pide como Iglesia, esto no va a ser posible  sin la necesaria la conversión  personal al Señor Jesús, y la conversión pastoral que nos pone en camino (Podemos confrontar y profundizar en DA 277, 549). 
     Si te sientes invitado por Dios a colaborar en esta misión que a todos los bautizados se nos ha confiado, ponte en comunicación con tu párroco o bien con alguna de las personas que colaboran de manera más cercana en la parroquia para que te de la orientación necesaria.
     Nos ponemos bajo la protección maternal de Santa María de Guadalupe para que ella nos aliente como Modelo de Evangelización en nuestra patria mexicana a realizar con entusiasmo esta misión que el Señor nos ha confiado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

IVOOX AUDIOS PARA ESCUCHAR Y DESCARGAR